Consejos para evitar que un perro suelto se acerque a ti

Consejos para evitar que un perro suelto se acerque a ti

5 consejos básicos para saber qué hacer si te encuentras con un perro callejero o sin correa cuando caminas con tu perro.

Es un problema cotidiano y a veces frustrante, ya que en ocasiones la situación se puede complicar resultando dificil de manejar: cuando estás disfrutando de un paseo por el vecindario y, de repente, ves a un perro no acompañado que dobla la esquina y se dirige hacia tí. Puede convertirse en una mala experiencia y vamos a ver cómo gestionar éste tipo de situaciones y evitar el peligro.
Las siguientes son 5 estrategias preventivas que puedes usar para lidiar con perros sueltos, ¡o evitarlos!, durante el paseo. Como todos sabemos, algunas situaciones requieren acciones más urgentes. Si un perro se abalanza sobre usted o su perro, aquí hay algunas formas alternativas de mantenerse a salvo.

1. Evita que los perros sueltos se acerquen a tu perro

Pasea con tu perro con la correa

Imagen: Pexels

Cuando un perro suelto se acerca, y no hay ningún dueño a la vista, generalmente es una situación frustrante, por eso es recomendable haber establecido con antelación una hipótesis y un análisis rápido para que, en el caso de presentarse, afrontes de forma más controlada el manejo de la situación; además te ayudará a mantener la calma si llegara a surgir una situación así.

El hecho de que se acerquen perros sueltos, especialmente cuando tu perro lleva correa, es una experiencia muy desagradable como dueño de un perro. 
Cuando paseas con tu perro en un lugar público, como una playa o un parque, en general puedes identificar al dueño y pedirle que sujete a su perro. Las respuestas, pueden ser tanto una disculpa por la invasión de su mascota, que sería la apropiada, hasta acusatoria, manifestando su intransigencia e intento de imponer su particular a la vez que inadecuada postura, sugiriendo que el problema lo tienes tu al no permitir que los perros vaguen libres y socialicen. Pero por muy incómodo que sea tratar con dueños de perros sueltos, ¡puede ser aún peor tratar con un perro suelto cuyo dueño no está a la vista!

Por esto es importante tener previsto una evaluación de riesgos sobre el terreno y tener una lista mental de posibles tácticas para aumentar tu confianza y tomar decisiones firmes y claras cuando cada segundo cuenta.

2. Tener localizados aquellos lugares donde habitualmente hay perros sueltos

Evitar lugares o casas donde es muy probable o seguro que los perros no estén sujetos y puedan apresurarse, seguir o acosar a tu perro y a ti; lo más adecuado sería elegir otra ruta para caminar.

Sí, no es agradable tener que cambiar tu ruta de paseo, como resultado de los hábitos desconsiderados de otra persona, pero la prioridad es el bienestar emocional y físico de tu perro y el tuyo. En el mejor de los casos, es injusto que tu perro soporte y tolere la interacción con un perro suelto, incluso si tu perro es habitualmente amistoso. En el peor de los casos, ser atacado por un perro suelto podría significar un desastre para aquellos perros sensibles a la invasión de su espacio. Y, en el caso de perros muy sociables que saludan con entusiasmo a cualquier perro, y cuyo entusiasmo crea rápidamente un estado de emoción difícil de controlar para el dueño, esto es incluso más grave. Desde el punto de vista del entrenamiento, lo último que queremos ofrecerle a un perro excesivamente sociable es la posibilidad de ir cara a cara con el perro suelto, incluso cuando es un perro amistoso, ya que eso recompensaría el comportamiento excesivamente excitado.

Como norma general, las correas interfieren en el lenguaje corporal natural del perro, especialmente cuando los dueños se ponen nerviosos en determinadas situaciones y, sin pensarlo o tomar conciencia de ello, acortan (apretar) la correa. En esta situación, el perro con correa no puede usar su lenguaje natural para comunicarse efectivamente con el perro que se aproxima, interpretando el ajuste repentino como una señal de advertencia para tu perro, que al sentirse incómodo puede estresar aún más a los dos perros.
Por esta razón los entrenadores en general no aconsejan los saludos con la correa tensada entre perros (incluso cuando ambos están dispuestos en la interacción).

3. Presta atención al entorno

Cuanto antes detectes un perro suelto, más fácil será ajustar el ritmo de caminar sobre la marcha, o prepararte para manejar una situación potencialmente adversa. Siempre me sorprende cuando veo a los dueños de perros del vecindario paseando con correas colgando de sus muñecas, mientras miran fijamente sus teléfonos móviles. 

Todo lo que puedo imaginar es un perro suelto al doblar la esquina, causando que finalmente se produzca una situación evitable. Cuando salgas con tu perro, presta atención, especialmente si sabes que a tu perro le resulta desagradable las interacciones con perros desconocidos, o si te preocupan los perros sueltos conocidos de la zona.

En general, puede no parecer un gran problema el hecho de pasear en su zona habitual, excepto cuando ve a otros perros y se emociona demasiado, de forma que comienza a tirar hacia el perro. Pero cuando te encuentras en una situación complicada, no poder obtener y mantener la atención de tu perro frente a las distracciones puede crear desafíos innecesarios. Permanece tranquilo. Si no puedes evitar una interacción no deseada con un perro suelto, haz lo posible por mantener la calma y usar un lenguaje corporal tranquilo, para que los dos perros vean, el suyo y el intruso, que todo está bien, que no hay necesidad de conflicto.

Hay una serie de comportamientos que los perros suelen exhibir cuando se enfrentan a estímulos externos, incluyendo mirar hacia otro lado para evitar el contacto visual, bostezos y lamidos de labios, olfatear el suelo... Estos comportamientos son utilizados por los perros para comunicar intenciones pacíficas y evitar conflictos potenciales. La mayoría los perros los utilizan, así que los humanos pueden usarlos para ayudar a calmar una situación tensa.

4. Evitar el contacto

Perro agresivo

Imagen: Jim Kelly

El objetivo principal cuando te encuentras con un perro suelto durante el paseo, además de garantizar tu seguridad, es evitar que el perro suelto haga contacto con tu perro. Para ayudar a lograr esto, debes colocarte a propósito entre tu perro y el perro que se acercapidiendo a tu perro que se siente, y maniobrar para mantener a raya al perro que se aproxima. Dependiendo de tu interpretación sobre la intención del perro suelto, adelántate mientras le dices severamente al perro que se "Vaya" o "¡Fuera!". A veces, pedirle a un perro suelto que se "siente" con una voz firme ayuda a detener el avance del perro.

A partir de ahí, puedes tirar un puñado de golosinas detrás del perro y cuando se da vuelta para comérselos, tienes un tiempo valioso para alejarte. Patricia McConnell, reconocida adiestradora profesional, sugiere tirar un puñado de golosinas en la cara del perro suelto que se acerca, a pesar de admitir que eso no detendría a un "perro muy motivado y duro que está enfocado en atacarte a ti o a tu perro", pero puede funcionar.

5. Otras alternativas

Cuando se trata de controlar los encuentros con perros sueltos, no hay una solución única para todos. A continuación, se incluyen algunas tácticas adicionales a tener en cuenta:

  • Pulverizador de pimienta para perros, un aerosol disuasivo a base de citronela puede ayudar a detener el avance no deseado de un perro, o en casos extremos, se puede usar para ayudar a romper una pelea de perros,
  • Bocina. La explosión repentina y fuerte de una bocina a menudo puede asustar a un perro suelto y hacer que se dirija a su hogar. La desventaja de una bocina de aire es que el ruido puede asustar también a tu propio perro. Si esta es una táctica que consideraría usar, es prudente desensibilizar a su perro primero con el ruido.
  • Silbato de ultrasonidos. Similar al anterior, menos escandaloso, pero igualmente efectivo, aunque con la contrapartida de afectar a tu perro al mismo tiempo.
  • Palo de paseo. Mucha gente lleva un bastón, un palo de golf u otro objeto similar, que se puede blandir como un arma cuando se enfrenta con un perro no deseado que se acerca. El objetivo aquí es intimidar al perro en un esfuerzo por detener su acercamiento, no causar daños corporales. ¡El "crujido" crujiente de un palo golpeando el suelo, o el "¡remolino!" audible de un palo que corta en el aire a menudo disuadirá a un perro que se acerca sin tener que hacer contacto físico.

Con cualquiera de estas tácticas, ten en cuenta la posibilidad de que puedes asustar a tu propio perro

Mantén a tu perro con la correa

Imagen: Pexels

Independientemente del enfoque que elijas, haz lo mejor que puedas para mantener la calma y así no intensificar la situación con un comportamiento de pánico. Después de cualquier altercado con un perro suelto, evalúa cuidadosamente a tu perro para ver si tiene alguna lesión, y considera llevarlo al veterinario, ya que las heridas por mordedura pueden ser difíciles de detectar debajo de un pelaje grueso. Escribe todo lo que puedas recordar sobre el incidente, como la ubicación y la descripción del perro, y comunícate con la agencia local de control de animales.

En conclusión durante los paseos por la calle siempre debes llevar atada a tu mascota, ya que por mucho que quieras a tu perro, e incluso aunque esté muy bien adiestrado, estos pueden ser imprevisibles en muchos momentos. Si existe la menor posibilidad de que cruce la calle, de verdad, el riesgo no merece la pena. ¿Dejarían así de suelto a un niño de 2 años? ¿Por qué a su perro sí?

Por otro lado, también es aconsejable preguntar antes cuando tu perro se acerca otro perro atado, pues aunque el tuyo no sea agresivo, puede que el otro sí. Que tu perro se acerque puede generar una situación desagradable sin necesidad.

Las causas por las que un perro agrede a otros canes pueden ser diversas. Pero entre las más comunes se encuentran la incorrecta socialización del perro, la falta de normas en casa, o que sea muy territorial y dominante. Para estos casos, los dueños de un perro agresivo con otros canes deben no aislarle y acudir a un educador canino.

Escrito el 31/01/2018 por Maria José Calcerrada Entrenamiento / Comportamiento, Todo 0

Deje un comentarioDeje una respuesta

Debe estar registrado para dejar un comentario.

Visto recientemente

Sin productos

Menu

Compare 0